No tengan miedo, pero tengan fe.

No tengan miedo, pero tengan fe.

Por Pastor Eduardo Caceres

 Eso parece decir Jesús en Juan 16:33, luego de advertirles a sus seguidores “…que en el mundo tendréis aflicciones, pero confiad yo vencí al mundo”.

            ¿Cuáles serían esas aflicciones? Confieso que muchas veces los cristianos atribuimos rápidamente este concepto a sufrimientos por la causa de ser seguidores de Cristo, pero una mirada contextual a esa afirmación podría indicarnos que también se refiere a las vivencias del ser humano con o sin Él. Para ello introduce el “yo vencí al mundo” como diciéndoles yo les marqué el camino. Vuestra confianza será esencial en donde quiera que estén y como estén.

            Por supuesto, que el ser cristiano tendrá un adictivo extra para poder vivir su vida en relación con Dios en medio de todos los tiempos y situaciones en el mundo, soportando la presión del pecado, las tentaciones, las filosofías humanas, las detracciones, los agravios, las persecuciones a la fe y mucho más, pero me siento inclinado a afirmar que todos los creyentes tendrán aflicciones iguales a los no creyentes. Ahora tenemos una identidad con Cristo y vencer junto a Él es la bendición.

            La pandemia Covid-19 ataca a todos, afecta a todos, en las mismas proporciones, eso incluye cristianos y no cristianos, ricos y pobres, niños y adultos, sabios e ignorantes, pastores, miembros y la gran gama de creyentes.  Por ello, para enfrentarla tenemos esta palabra de Jesús, una advertencia a cómo comportarnos para vencer, no para ser religiosos, espiritualistas, ritualistas y más, sino para que no tengamos miedo y tengamos paz. Esa paz que es necesaria para ser solidario, empático con los demás, esa paz que te hace entender la providencia y majestad de Dios sobre nuestras tormentas. Ese es su mensaje de Jesús frente al COVID-19,  tengan paz, ustedes lo vencerán porque yo lo vencí.

 1- Ingrese a la Pagina.

2- Registrese.

3- Haga su Donacion para: @cogopspmalynn recuerde seleccionar proposito. ( Diezmo, Ofrenda u Otro).

 

Muchas gracias por su donación, el Señor Jesús decía: "Mas bienaventurada cosa es dar que recibir."